Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

Candela

Por: -

Mira, Caty, estoy indignada, apenas tengo un año de casada y sospecho que a mi esposo le gustan las cosas duras. Un amigo de él nos visita de vez en cuando, y mi marido se pone todo nervioso, Caty, se transforma, parece una chiquilla con su marinovio.

Estoy segura de que tus sospechas son más profundas. Es bastante común que los jóvenes sean bisexuales. Les encanta el vira y cambia, y ahora me toca a mí. Trata de hablar con él y que te diga la verdad, o esperas a tener más pruebas. Pero solo tienes dos salidas: lo dejas o te haces la que no sabe nada. Chau.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title