Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Negligencia médica pudo acabar con su vida

En casa, Kimberly se complicó y llamaron a los paramédicos del SUME 911, quienes demoraron casi dos horas en llegar y cuando por fin llegaron, ya la joven había fallecido.

Por: Jorge Luis Barría Crítica -

La supuesta negligencia médica, acabó la noche del lunes de la vida de Kimberly Caballero, de 23 años, en el corregimiento de la 24 de Diciembre.

Los hechos se dieron desde el pasado 26 de julio, cuando Kimberly acudió al Hospital Irma de Lourdes Tzanetatos, para dar a luz a su tercer hijo, pero después del parto, familiares denunciaron que a la joven le dejaron la placenta adentro.

Publicidad

Tras sentirse mal, a Kimberly le practicaron un curetaje para supuestamente limpiarla, pero no lo hicieron correctamente y la enviaron a su casa.

Días después, la joven volvió a recaer, las fiebres eran constantes, por lo que la mamá de Kimberly, decidió llevarla a una clínica privada, donde le detectaron que a raíz de haberle quedado la placenta dentro, se le contaminó la sangre, situación que se agravó con un soplo en el corazón, problema que padecía la joven desde de pequeña.

 
Regresan al hospital

Tras la contaminación en la sangre, Kimberly fue llevada nuevamente al hospital de Tocumen, donde la dejaron por varios días, pero al percatarse que no tenía seguro, la trasladan al Hospital Santo Tomás, supuestamente para un examen cardíaco, por lo que la mamá una vez le avisaron se dirigió al nosocomio averiguar lo ocurrido.

En el hospital pasó cerca de un mes, ya que hospitalizada le colocaron un catéter, que se le infectó, por lo que se los médicos procedieron a cambiarlo y, según cuenta la prima de Kimberly, Briana Caballero, se lo iban a colocar en otro lado y en ese instante le perforaron un pulmón, lo que le complicó su estado de salud, a tal punto que la joven tenía que respirar con tanques de oxígeno y que entre ellos tuvieron que comprarlo porque lo usaría de por vida.

Según Briana, su prima empezó a retener líquidos, por lo que desconocen el porqué, incluso los médicos al inicio no le querían decir a la mamá de la joven lo que había pasado, sino fue hasta cuando volvío a recaer, que le dijeron lo que había pasado con Kimberly.

La prima cuenta que Kimberly se le observaba muy mal, que ella manifestaba que no podía ni levantar la cuchara, porque se agitaba y la tarde del lunes le dieron salida.

En casa, Kimberly se complicó y llamaron a los paramédicos del SUME 911, quienes demoraron casi dos horas en llegar y cuando por fin llegaron, ya la joven había fallecido.

Kimberly dejó a tres niños huérfanos, uno de 5 años, 2 años y la bebé de 2 meses, quienes están a cargo de la mamá.

Los familiares claman por justicia, porque por la negligencia de los médicos en los hospitales, la vida de Kimberly Caballero se acabó, así como le impidieron a que tres menores de edad, crecieran con el cariño de su madre.

En casa uno de los hijos de la joven, lloraba desconsoladamente, le pedían a su mamá, quien estaba en cama, que se despertara y se levantara.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content