Se encuentra usted aquí

Block title
Block content

El choque de las dos Alemanias

Alemania Democrática brindó una de las sorpresas más grandes de los mundiales.

Franz Beckenbauer aceptó que la derrota ante Alemania Democrática le sirvió a su equipo para ganar el mundial. AP

Por: Humberto Cornejo O./ [email protected] -

La Copa Mundial de Fútbol ha sido testigo de cómo algunos países nacen, desaparecen o se dividen durante sus 20 ediciones de existencia.

Uno de esos casos ocurrió con Alemania, que se presentó fraccionada y con dos selecciones durante la cita mundialista de 1974, que se disputó en suelo teutón (Alemania Federal).

Publicidad

A esta competencia se reportaron la Selección de Fútbol de Alemania Federal y la Selección de Fútbol de Alemania Democrática

Para tener claro sobre este acontecimiento, hay que recordar que al terminar la Segunda Guerra Mundial los líderes aliados (Estados Unidos, Unión Soviética, Francia e Inglaterra) dividieron el territorio alemán del Tercer Reich (gobernado por Adolf Hitler) en dos partes. 

NO DEJES DE LEER: Se venderá cerveza en todos los estadios del Mundial Rusia 2018

A partir de 1949, la República Federal de Alemania  se convirtió en un país capitalista, además contó con un Gobierno democrático

Mientras, la República Democrática Alemana se fundó en la zona que se encontraba bajo control militar soviético, con Wilhelm Pieck como primer presidente. Estaba bajo un Gobierno socialista.

VER TAMBIÉN: La Roja está llena de objetivos para el Mundial Rusia 2018

Con este ambiente político, ambas selecciones se vieron las caras el 22 de junio de 1974 en el  Volksparkstadion de Hamburgo.

Los federales ya tenían la fama de poderosos, al conquistar la edición de 1954. Mientras, los democráticos se tomaban su primer café en este torneo.

A falta de 13 minutos para el final, Jürgen Sparwasser acabaría con un juego descrito como aburrido.

Sparwasser  aprovechó la desatención de Franz Beckenbauer, Berti Vogts y Horst Höttges  para sacar un fuerte disparo que venció a  Sepp Maier. El pitazo del uruguayo  Ramón Barreto sentenció una de las más grandes sorpresas.

Al final, Alemania Federal terminó ganando el torneo, pero nadie le pudo quitar la alegría de la victoria a la Alemania Democrática. Este fue su único mundial.    

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title