Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

La historia del regalo panameño a la Virgen

Por: Yorlenne Morales Crítica -

Cuando el vuelo AV788 aterrizó anteayer en Roma, el papa Francisco se fue directo a la basílica de Santa María la Mayor para rezar ante la Virgen y agradecerle el éxito de su viaje en la Jornada Mundial de la Juventud y le dejó como regalo un ramo de flores y una bandera de Panamá a los pies de la Virgen. 

Ese regalo se lo había entregado la niña panameña Danna Valencia Anturi, de 7 años, el domingo en una pequeña plaza comercial ubicada en Clayton, al lado de la Nunciatura.

Ese día Danna, muy emocionada, estaba con un grupo de niños que se ataviaron del traje típico panameño.

Publicidad

Danetzy Anturi, madre de Danna, narró a Crítica que la de la idea de entregarle un regalo al santo padre fue de su propia hija. Me sorprendí muchísimo cuando me dijo: “mamá, vamos a regalarle algo a papa Francisco, para que se detenga a saludarnos”, añadió.

Danetzy dijo que se dedicaron a hacer vigilias para esperar las horas de salida y entradas del papa a la Nunciatura, ya que su hija le deseaba entregar un cuadro que ella misma había elaborado.

"Estuvimos haciendo vigilia, cuatro veces al día por 4 días: jueves, viernes, sábado y el día domingo, finalmente, el día domingo, después de muchos intentos y a punto de darnos por vencidas, uno de los escoltas del papa se acerca y nos dice: “saben que vamos a darle la oportunidad para que pase y entregue el regalo”, expresó la señora Anturi.

Dijo que a las 9:15 a.m. de aquel domingo 27 de enero lograron entrar para entregarle el cuadro al papa y una notita que su propia hija escribió, cuyo contenido es el siguiente: “Hola, papa Francisco, soy Danna Lorena Valencia Anturi, tengo 7 años de edad y mi deseo es obsequiarte un cuadro que yo misma hice... Dios te bendiga siempre, soy estudiante del Instituto Atenea y gracias por venir a visitarnos a Panamá”.

La madre de Danna siguió narrando que curiosamente a las 3:15 p.m. de ese mismo día, cuando su hija estaba en la misma posición de siempre, pero ahora con un ramito con 7 rosas blancas y la banderita de Panamá, cuando el escolta viene directo a donde su hija, la señala y le dice: “tú vienes conmigo”.

“Yo lloraba de alegría al ver a mi hija entregarle al papa Francisco el ramito de flores con la banderita de Panamá, él la beso en la mejilla y la bendijo”.

La pequeña Danna contó a Crítica que el “papa me dijo que Dios te bendiga, me dio un beso en el cachete, me regaló un rosario, me sentí muy feliz… yo corría con unos niños cada vez que pasaba el papa Francisco”, expresó la pequeña Danna.

Para sorpresa nuestra, el lunes 28 de enero -después de compartir la hermosa historia con todas sus amistades- la madre de la niña manifestó que sus amistades le escribían a su teléfono: “Daneski, mira la foto del altar en que está en este momento el papa Francisco dándole agradecimiento a la Virgen por el viaje hacia Panamá y depositó el mismo ramito de rosas que mi hija le obsequió con la banderita de Panamá”.

Las flores entregadas por Danna fueron 7 rosas blancas, que simbolizan los 7 días de la semana, pinochos amarillos que simbolizan el color del Vaticano y pittosporum verdes que simbolizan el color de la esperanza.

.

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content