Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Hasta el cura resentía soberbia de Varela

Por: José Chacón Crítica -

Hasta el cura confesor de Juan Carlos Varela resentía la soberbia del hoy exmandatario de Panamá, según revelan los Varelaleaks.

Pese a la evidente amistad existente entre Varela y el cura Fernando Fontane, no todo fue bendición en la relación de amistad entre el hombre más poderoso del país y un seguidor de Cristo.

En enero de 2018, un grupo de ciudadanos realizó una marcha pacífica que pasó frente al complejo residencial Miramar, donde vive el presidente. Esa ocasión los manifestantes gritaron varias consignas contra la gestión de Juan Carlos Varela.

Publicidad

Un día después de esa actividad, el padre le escribe al gobernante: “Cómo va todo? Te he sentido un poco soberbio en las últimas entrevistas”. Varela escribe: “A mí? Yo no he ni dado entrevista hoy. Mucho irrespeto. Me gustaría saber qué harías tú si en media misa, la gente se pone a hablar por teléfono. O sea, me gritan ladrón en mi casa, me dicen de todo, y ahora yo soy soberbio”, le dice en tono molesto Varela.

“No te escribo para que te molestes, yo estuve cerca de ti desde ese mismo 30 de agosto y estaré el 1 de julio de 2019... Pero creo que hay temas debes ir a pensarlos en el silencio de las criptas del Santuario u oyendo Alma Misionera. Me gustaría mucho poder dar en público tantos testimonios de tu honestidad, de tu preocupación por los demás, de tus sacrificios, pero creo que en este momento te harían más mal que bien. Un gran abrazo presidente, que Dios te bendiga y que tu corazón confíe solo en él. No sé cuándo volveré a tener otro amigo presidente", expresaba el sacerdote.

"Alma Misionera" era una canción religiosa que le encantaba a Varela. Un día escribió esa canción la escuchaba mucho durante la campaña, la escuché antes que llamara el Tribunal Electoral reconociendo mi triunfo en el 2014, el día que despedí a mi madre, y la que me inspiró a Gobernar en paz a esta hermosa nación.

Señor, toma mi vida nueva Antes de que la espera desgaste años en mi/ estoy dispuesto a lo que quieras no importa lo que sea/ tu llámame a servir... Llévame donde los hombres necesiten tus palabras necesiten mis ganas de vivir (de vivir)/ donde falte la esperanza, donde todo sea triste/ TE doy mi corazón sincero para gritar sin miedo, tu grandeza Señor, es parte de la letra de la canción que encantó a Varela desde sus años escolares en el colegio Javier.

Los varelaleaks revelan que Varela y el cura que oficia en la parroquia Espíritu Santo, ubicada en el corregimiento de la 24 Diciembre, tenían mucha comunicación a través del chat, casi a diario.

Las conversaciones entre ambas figuras, que se utilizaron para hacer esta nota, datan de septiembre de 2017 a octubre de 2018.

En esos intercambios de chats el religioso le hace saber al gobernante muchas cosas, desde su posición sobre temas políticos hasta favores personales, incluido viajes al exterior y donaciones. El padre Fernando Fontane también le hablaba a Juan Carlos Varela sobre el caso Ricardo Martinelli, y además, se sentía con la autoridad moral para asesorar al presidente en su decisión de elegir a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

De hecho, le hablaba de reelección y aseguraba que el pueblo estaba contento con aquella gestión. “Si las elecciones fueran mañana vuelves a ganar. Vi las mujeres que te gritaban como en la campaña”, le comenta Fernando Fontane a Juan Carlos Varela el 11 de octubre de 2017.

Los tópicos políticos solían ser el pan de cada día. El presbítero opinaba de todo y comparaba a su presidente con el general Omar Torrijos Herrera. “ajá, eres un presidente panameñista. que se parece a Torrijos”. Varela le responde: “La gente esta contenta”.

Fernando Fontane le manifestó a su amigo su molestia por la elección de Ana Lucrecia Tovar de Zarak como nueva magistrada del supremo panameño. La acusó de ser miembro de grupos progresistas, que supuestamente buscaban la legalización del matrimonio gay en Panamá.

Pero Juan Carlos Varela lo calmaba: “Tranquilo Fernando. Es parte de la democracia. Yo sigo tratando de construir un mejor país. No creo que ella le va a hacer ningún daño a ninguna familia. Casada con 4 hijos. Yo no permitiría que nadie destruyera las bases de el país”.

El mundial de Rusia, Disney y otros milagros

El padre Fernando Fontane es fanático de la selección de fútbol de Panamá que en octubre de 2017 milagrosamente logró clasificar al mundial de Rusia.

Uno de los anhelos del cura era acompañar a su equipo y darle la bendición desde las gradas. “Yo quiero ir a Rusia presidente. Yo me aguanto el plomo de los periódicos. Aunque sea el primer juego”. Varela le contesta: “Jajaja. Esa lista va a estar buena”.

En enero de 2018 el hombre de iglesia le comunica a Varela sobre un aporte económico del gobierno para restaurar un pabellón del colegio Jeptha Duncan, de la 24 de Diciembre.

En ese chat le comenta al presidente que la demora en el trámite de la Contraloría había atrasado las obras y que 4 mil estudiantes iniciarían el período escolar a través de módulos. “El problema está en agilizar un tramite de Contraloría. Le escribí a Humbert. Estoy esperando que me responda.

Y el 23 de enero, o sea cinco días después, el religioso le confirma al presidente que ya tenía el cheque para dichos trabajos. “Ya retiré los cheques de remodelación y retiro. Gracias por eso”.

La ruptura de relaciones diplomáticas entre Panamá y Taiwán habrían provocado que los asiáticos cortaran todo tipo de donaciones a Panamá por lo que el padre Fernando Fontane le mostró se preocupación al señor presidente.

“Juan este año no hay algo para las mamás de acá de la parroquia? No nos dieron regalos porque dice que los daba Taiwán. Ni bonos, ni nada. Habrá bonos?”..

El mandatario cuestionó las palabras de su amigo y le preguntó quién le había dicho lo del cese de las donaciones de los taiwaneses. “¿Quién dijo eso?”, escribe Varela.

“Primera Dama. Ellos siempre nos daban, pero me dijo que no había porque los daba Taiwán”, responde el sacerdote. Varela le contesta que “no sabía eso”. Y Fernando Fontane le comenta: “Jajaja es que creo que no me quiere mucho la primera dama. Porque confieso al esposo”

El padre Fernando Fontante estaba metido de lleno en el proceso que se le seguía al expresidente Ricardo Martinelli por los supuestos pinchazos telefónicos.

En una de esas conversaciones el cura hizo un análisis de la situación judicial de Ricardo Martinelli y la actuación del magistrado Harry Díaz, que para ese entonces, era el fiscal de la causa, antes de que la Corte Suprema de Justicia aceptara que no tenía competencia para seguir juzgando al exmandatario.

Por otro lado, el 14 de diciembre de 2017, el padre Fernando Fontane se refiere a un negocio, propiedad de Raúl Sandoval, quien ejercía como secretario privado del mandatario. “Hoy fui a conocer el restaurante de Rauli. Buco Pollo. El Papa de los Pollitos. Fui a bendecirlo y Katleen llevó unos niños”.

A esto, Juan Carlos Varela le pregunta dónde está ubicado. El cura le informa: “San Francisco. Pensé que sabías... está sabroso. Llega mucha gente. Sí, está muy bueno el Pollo”.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content