Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

El ABC de la celebración

Según la costumbre, para conseguir los bienes materiales que desean, los chinos suelen poner dos monedas en una bolsita roja.

En el día de Año Nuevo, se le rinde respeto a los mayores, se queman fuegos de artificio, incienso y se le rinde culto a las deidades, se visitan a los amigos y a los familiares.

Para el segundo día está previsto el regreso de las hijas casadas al hogar de sus padres. Si es una recién casada, su marido la debe acompañar y llevar regalos para su familia.

El tercer día la gente se acuesta temprano porque, según la leyenda china, los ratones casan a sus hijas, y las personas van a la cama para que los ratones puedan celebrar sus ceremonias de matrimonio.

El cuarto día los chinos preparan ofrendas de comida para recibir el regreso del dios del hogar de su viaje a la corte del Emperador de Jade, máxima divinidad taoísta.

Luego, en el quinto día, se quitan todas las ofrendas de los altares y la vida retorna un poco a la normalidad, mientras continúan las visitas entre parientes y amigos.

Finalmente, en el noveno día, se vuelven a presentar numerosas ofrendas en casas o templos para celebar el cumpleaños del Emperador de Jade, que según la leyenda, nacióinmediatamente después de la medianoche del noveno día.

Las mujeres casadas visitan los hogares paternos, limpian la casa para ahuyentar la pobreza, mantienen la casa abierta para las visitas y los familiares; y se va a los templos para que se les prediga su fortuna.

Los sobres rojos

Una de las tradiciones más bonitas es la de los sobres rojos. Los abuelos o gente de más edad dan a los niños y jóvenes de cada familia sobres rojos con dinero, los cuales traen prosperidad, salud, buenas relaciones, amor, paz y longevidad. La tradición reza que si se reparten muchos sobres, el universo devolverá con creces lo repartido.

Con la quema de papeles combinada con incienso de sándalo los participantes de esta celebración buscan cerrar ciclos y atraer cosas positivas para el nuevo año.

Según la costumbre, para conseguir los bienes materiales que desean, los chinos suelen poner dos monedas en una bolsita roja, al siguiente día otras dos más y hacer lo mismo al tercer día. Luego del año nuevo chino se deja la bolsa en un lugar visible y se coloca cada día una moneda más. Según la cultura china, así se movilizan las energías de ahorro y abundancia.

Imágenes con colores

Una de las costumbres es guardar, o cambiar de lugar, fotos de viejas vacaciones, boletos vencidos y cuadros con los colores gastados. En cambio, hay que colocar -tanto en la oficina como en casa- imágenes luminosas, llenas de colores vibrantes y buenas energías que representen nuevos proyectos.
 



Mandarinas para la prosperidad

Para la tradición china, esta fruta es un símbolo de prosperidad, buena fortuna y longevidad. Para atraer toda esta buena energía, hay que colocar un recipiente lleno de mandarinas y ofrece un pedazo a cada persona que vaya a tu hogar durante la celebración del Año nuevo chino.

Encuentro familiar

En las vísperas del año nuevo, se prepara una rica comida en la intimidad y cercanía de los amigos y la familia. Los alimentos representan felicidad y bienestar y se recomienda visitar a los más queridos en los días posteriores para disfrutar de la compañía de los otros y de sus comidas preferidas. Al juntarse, repitan al unísono y con convicción: “Gong Xi Fa Chai!” para desearse un feliz y próspero año nuevo. 

Nochevieja sin dormir

La Nochevieja es el apogeo de la celebración. No importa cuán lejos se esté, o si se está a punto de contraer matrimonio: hay que regresar al pueblo natal a reunirse con los padres, los abuelos y cenar juntos en la misma mesa, a la vez que se hacen ofrendas a los antepasados.

Normalmente nadie se debe ir a la cama en Nochevieja conforme a la tradición, pues todos deben velar hasta el primer canto del gallo, o el toque de la campaña del Año Nuevo, cuando todo el mundo enciende petardos y el cielo se ilumina con el fuego.

La costumbre de "Shousui", o velar la Nochevieja, se remota a una leyenda folklórica: una bestia extraña llamada "Nian" suele rondar a la humanidad en la Nochevieja. La gente debe velar para evitar que les sorprenda su llegada. Las explosiones de petardos pueden ayudar a expulsar a la bestia.

En la madrugada del Año Nuevo, toda la familia se levanta temprano y viste ropas nuevas. Los jóvenes felicitan primero a los mayores de la familia y luego salen a visitar las casas de parientes y amigos. Los de la generación mayor por lo general se quedan en casa esperando la llegada de los jóvenes.

En los últimos años, con la popularización de los teléfonos celulares, los mensajes de felicitación por año nuevo se han puesto de moda, lo que trae gran ganancia para la industria de telecomunicaciones de China.

Vestirse de rojo

En la antigüedad era muy importante vestirse de rojo, hoy en día esta costumbre se ha perdido, pero el color rojo sigue en las decoraciones. El significado para los chinos es prosperidad. Es el color de mayor vibración energética por lo que atrae buenos augurios y cambia la energía de los lugares y personas. Es la bienvenida al año nuevo. 

Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content